1920x580_Ahorro-Energia

CÓMO AHORRAR AGUA, ELECTRICIDAD Y DINERO

Los tiempos están cambiando y, con ellos tenemos que seguir el ritmo de nuevos y mejores hábitos. Cuando se trata del consumo que hacemos a diario, podemos y debemos tomar medidas para preservar el medio ambiente, y al mismo tiempo sentir que tus facturas no aumentan.

Los recursos naturales que utilizamos todos los días son limitados y cada vez se nos aconseja más que seamos sostenibles. Este mes, desde Maremagnum compartimos 12 maneras de ahorrar en estos dos aspectos y, por lo tanto, aliviar ligeramente tu cartera.

1. Reemplaza el cubo y la fregona por una fregona con un tanque de agua
Ya hay varias fregonas que limpian el piso seco o húmedo y dejan la casa limpia. Esta es una opción para la limpieza diaria, con un tanque de agua que le permite limpiar el piso sin ocupar demasiado espacio en el armario. 

2. Apaga el equipo que no usas
Tenemos la costumbre de mantener el equipo del día a día conectado a la toma de corriente, incluso cuando no lo estamos usando. Piensa en todos los dispositivos electrónicos que has dejado conectados en las últimas semanas en casa: ordenadores y televisores, ya sea encendidos o en espera. La mejor opción es desconectarlos de las tomas de corriente y asegurarse de que no están consumiendo energía. También puedes optar por extensiones de enchufe con interruptor para tener un mejor control de lo que permanece encendido durante el día.

3. Escucha música en la ducha
Una de las mejores maneras de ahorrar en el consumo de agua cada mes es empezar a dar prioridad a las duchas y dejar de lado los baños. Pero para controlar el tiempo que pasas bajo el agua, pon una canción o una pequeña lista de reproducción que te sirva de temporizador. Por lo normal, las canciones duran unos 4 minutos. Cuando la música termina, sabes que es hora de apagar el agua.

4. Llena tus lavadoras
Establece una rutina que te permita lavar más ropa en la lavadora a la vez, en lugar de hacer varios lavados con menos piezas. Dependiendo de la marca y el modelo de tu lavadora, también puedes programar un lavado económico. Esta forma de ahorro también es válida para tu lavavajillas. Llena la máquina hasta la máxima carga siempre.

5. Disfruta del buen tiempo
Lo cierto es que estamos en otoño, pero el buen tiempo está dispuesto a seguir haciéndose sentir, por lo que debemos aprovecharlo.  Intenta programar las lavadoras en días soleados para que se sequen al aire libre. Si hace calor, aprovecha la brisa exterior y abre las ventanas. En los días más fríos, toma el sol junto a las ventanas. Suena simple, pero te ayuda a ahorrar a fin de mes.

6. Deja el peinado en el cajón
Puedes usar métodos más saludables mientras ahorras energía mediante el uso de rodillos o trenzas para rizar tu cabello. Aprovecha que el look de los 90s está de vuelta y dale volumen a tu pelo sin tocar placas eléctricas.

7. Aprieta los grifos
Es posible que hayas notado que tus grifos todavía están goteando, incluso cuando los cierras por completo. La instalación de reductores de caudal donde sea necesario puede reducir notablemente el coste del agua que no utilizas. Puedes ahorrar alrededor de 20 litros de agua. El medio ambiente te lo agradecerá a ti y a tu cartera también.

8. Decora las habitaciones de tu casa con LED
Si alguna vez has pensado en hacer cambios en la decoración de su hogar, las coronas u otras luces que funcionan con baterías son una buena opción. Las lámparas LED de baja potencia te ayudarán a ahorrar, especialmente por la noche, además estas luces dan un toque cálido y reconfortante a las habitaciones.

9. Cuida tu frigorífico
¿Sabías que cuanto más fría es la temperatura de tu nevera, más energía consume? Establece una temperatura intermedia para que pueda mantener los alimentos frescos sin que la factura de electricidad suba demasiado.

10. La lluvia es un valor añadido
No siempre estamos contentos cuando tenemos que salir de casa y está lloviendo, pero puedes usar este agua para regar tus plantas, lavar el piso de tu casa o usarlo en el inodoro. Es una excelente manera de ahorrar en las facturas mensuales y aprovechar lo que la naturaleza te brinda.

11. Energía renovable
Si tienes la oportunidad, elije invertir en energía renovable. La instalación de paneles fotovoltaicos o paneles solares térmicos, especialmente en viviendas con una gran exposición al sol, te proporciona la energía necesaria para calentar la vivienda. Con el uso adicional de baterías de acumulación de energía, aún puedes almacenar energía que no se consume durante el día. 

12. Mide tu propio consumo
Si no sabes dónde puedes ahorrar o tienes preguntas sobre cuánto estas gastando, puedes comprar un medidor de potencia. Estos dispositivos te permiten consultar el periodo de tiempo en el que más estás gastando, las cantidades de energía y la potencia consumida. Algunos electrodomésticos también permiten comprobar el consumo por equipo, así como el consumo de gas o agua. De esta manera, podrás obtener una visión de las reducciones a realizar en tu hogar y gestionar tus gastos con más rigor.